sábado, 19 de agosto de 2017

La Heerkömigtum. Realeza militar germana

El termino realeza militar, para los historiadores de la nueva doctrina, es identificable en su aspecto dirigente guerrero con la jefatura militar, correspondiente al dux de las fuentes latinas. Esta institución desarrolla un papel determinante ante la multitud de conjuntos populares que aparecen; son grupos que no se encuentran asentados definitivamente en un determinado territorio. Están constituidos por contingentes de hombres libres y no libres que obedecen las órdenes de su señor.

De alguna forma este dominus, dueño de su propio sequito – compuesto por hombres libres y no libres y su propio fundatus de campesinos -  de la misma condición social que sus hombres de armas – que trabajan sus tierras, pasó durante el proceso de migraciones de los siglos IV – V, a convertirse en dirigente militar, con grupos armaos heterogéneos, vinculados por el juramento de fidelidad a su misma suerte. En determinados casos, este señor dirigió no sólo a sus soldados, sino al conjunto de hombres armados de un determinado pueblo. Este proceso se iniciaba cuando un grupo de guerreros designaba a un dux con la intención de conseguir botín en una guerra, de manera que los hombres alistados se vinculaban a él por un juramento. En algunos casos, se producía también la búsqueda de unas nuevas tierras. Al ser un establecimiento duradero, se veían obligados a llevarse todas sus familias y bienes. La amalgama de gentes en movimiento iría aumentando, con los diferentes séquitos de voluntarios que se les irían añadiendo. Estos movimientos suponían un cambio notable en el proceso de organización política de estos pueblos. Al dirigente de esta agrupación étnica heterogénea e itinerante se le elegía rey. 

Los dirigentes de estas realezas de nuevo cuño legitimaban su posición cuando eran designados por la asamblea de guerreros y basaban su poder y su fuerza en la soberanía domestica. Al dirigente se le proporcionaría la posibilidad de formular una realeza militar. Esta se originaría por una serie de empresas militares afortunadas y de establecimientos territoriales, constituyendo un asentamiento (Landnahme). De esta manera del grupo de gentes que formaban parte del numeroso séquito se forjaría un nuevo pueblo o civitas, del cual el monarca militar (herrkoning) se constituiría en el rey del pueblo (Stammeskönig). 

Dentro del pueblo se diferenciará entre rex y dux, pero en el caso de la realeza de guerrera, se producirá una fusión de ambos poderes: era por tanto rex y dux. La vinculación que tenían los semilibres y no libres con el rey, y a la vez señor, era por obediencia ciega, aunque con el paso paulatino de los años consiguieron gozar de un mayor grado de libertad y formaron parte, como mercenarios, de los séquitos de los príncipes germanos, además adquirieron más dominio como hombres de servicio dentro de la soberanía doméstica. Dado el concepto de libertad que existió entre los germanos, y visto el poder de la soberanía doméstica sobre los no libres, no se puede aceptar el concepto de nobleza entre los germanos como defiende Dannenbauer basada en una categoría social por nacimiento, lo que supondría encontrase en un estrato social por encima del resto de los hombres libres, eliminando cualquier posibilidad de ascenso del resto de los guerreros, especialmente los carentes de libertad. Su planteamiento configura una sociedad estamental desvinculada entre si, mientras que el nuestro – siguiendo a Schlesinger y Wensus – mantiene una sociedad guerrera vertical, con gentes que ocuparán puestos relevantes tras sus éxitos militares, y no en cambio por nacimiento.

La apariciendo de la realeza tuvo un desarrollo distinto en cada una de las grandes familias de pueblos de los germanos. Mientras que entre los occidentales resultó numerosa debido a su reciente desarrollo en los procesos migratorios, entre los orientales se conservó la realeza primigenia con elementos de origen mitológico. El monarca era un personaje de estirpe regia con una serie de antepasados heroicos, los cuales se remontaban al origen del pueblo.


Javier PampliegaLos germanos en España –  CAP I - Elementos conceptuales. Etnogenesis, realeza militar y soberanía domestica en la época de las grandes migraciones. 

miércoles, 16 de agosto de 2017

Los alanos en las provincias Cartaginense y Lusitania (411 y 418)

Las tierras de mayor riqueza en el presunto acuerdo del 411 entre los pobladores germanios y los usurpadores geroncio y Máximo, jugaron un representativo papel para los alanos, quienes recibieron una serie de posesiones, asequibles para el funcionamiento de sus guarniciones de caballería en la Lusitania y cartaginense. En este sentido tendría cierta coherencia  suponer sus huestes guerreras en las zonas limítrofes colindantes de ambas provincias ( G-G KONING – Wandalische Grabfunde des 5. Und 6 Jhs- “ XXII, 1981, pag 355, supone que los alanos se encontraríanasentados fundamentalmente en la Lusitania y habrían penetrado muy poco en la cartaginense. Esto hace plausible que los siingos de la Betica derrotados y los alanos de la Lusitania se dirigiesen a conquistar Braga).

El ando director en estos momentos lo realizaría el pueblo hasdingo de Gunderico, quien se asentaría en una región de mucha riqueza mineral, además de su emplazamiento estratégico en el ramal viario que vinculaba a la Galia e Hispania. Esta situación no era del agrado del gobierno de Ravena, quien desoyendo las rogativas de los nuevos incursores decidió eliminarlos.

De este modo el patricio Constancio ordenó a los federados de Walia exterminar a los pueblos foráneos peninsulares. Por la zona litoral mediterránea los séquitos del Herrkoning visigodo exterminaron a los silingos en la Betica y tras ellos se enfrentaron a los guerreros alano-sarmatas.
La ubicación de estos últimos, justificada por el ejercito de caballería que dirigían a causa de su excelente condición de jinetes, les facilitaba los movimientos rápidos por las llanuras meseteñas y levantinas. Su cuartel general, a efectos estratégicos, situarse en torno a la futura capital visigoda de Toledo. En ese sentido, tendría más lógica la decisión de Walia de enfrentarse con los silingos, situados en plena vía hercúlea.

Javier PampliegaLos germanos en España – CAP -La soberanía domestica y realeza militar alana en Hispania. Un análisis histórico desde el 406 hasta su definitiva etnogenesis con los vándalos hasdingos de Gunderico en Hispania en el 418


lunes, 14 de agosto de 2017

Antecedentes al paso de los alanos en la península ibérica (406 – 409). Por Javier Pampliega

Evolución política de los alanos antes del 406

Este pueblo iranio y por tanto, carente de origen étnico germánico, asimiló entre el último tercio de siglo IV y las dos primeras décadas del V muchos elementos germánicos al estar vinculado directamente con múltiples pueblos durante todo el proceso migratorio por Europa.

La aculturación de diversos elementos étnicos, guerreros, institucionales y culturales fue en realidad cuando un grupo desgajado del antiguo Stamn iranio, consolidó su autonomía   y su realidad popular en Hispania unida a suevos, vándalos (hasdingos) y Silingos) y encabezado por su herrkoning Addax. Este conjunto popular, derrotado trágicamente  por los federados germánicos de Walia, desgajado de su poderosa monarquía militar, hizo entrega por parte  de los elementos aristocráticos supervivientes al núcleo popular germáico más poderoso en esos momentos en Hispania, que era la sippe hasdinga de Gunderedo, de las tradiciones populares y la institución de a monarquía militar, por medio del mecanismo de la etnogénesis que suponía engrosar el nuevo Stamn vándalo. Todo este proceso se produjo en realidad a causa de la intensa vandalización o germanización de la Heerkonigtum alana de Addax, y el estrecho contacto existente durante el periplo migratorio con los grupos germánicos-ósticos de Godegiselo y Gunderico.  Sin duda, se puede afirmar que el pueblo alano de Addax en el 418 se asemejaba más en su estructura sociopolítica a los vándalos hispanos que a sus antiguos predecesores del Mar de Azov o del Ponto Euxino.

Este conjunto popular iraní surgió del actual Turquestan en el siglo I d. C; fue uno de los pueblos que formaba parte de la comunidad sármata, emigrando desde la Sogdiana hacia la región ciscaucásica del Kubán. Formaba un pueblo poco coherente en su estructura étnica antes de la irrupción húnica, extendiéndose entre el caucaso y el Mar de Aral. Las menciones de las fuentes en el siglo III, es situarlos en las cercanías del Danubio, especialmente en la zona de la dacia. Desde allí sitiaron lugares estratégicos en el Mar de Azov, atacando durante el siglo III kas villas griegas de la región del Bósforo.

En el último tercio del siglo IV a causa de los ataques hunos, como tantos pueblos cercanos a la órbita del greutungo Ermanerio, los alanos se dividen en dos grupos. Los primeros, denominados como Masagetas, se establecieron en la zona meridional de su territorio que corresponde a la región norte caucásica y Kuban siendo víctimas de la oleada húnica; mientras que los segundos, mucho más numerosos y llamados tanaítas, atacados por el rey huno Balamber entre las regiones del Don y el Volga, atravesaron en sus correrías migratorias el territorio europeo, de este a oeste. Estos pobladores habían sido vecinos de los greutungos. Los alanos taínitas en el siglo III habían sometido a los antiguos pobladores del Don medio y a los escitas, y posteriormente se asociaron con los greutungos. De este modo resulta concruente la aparición de Safrax, cuyo nombre alano refuerza esta hipótesis, asociado a los contingentes alano hunicos del greutungo Vidimiro.
Sin duda , son interesantes los diferentes elementos étnicos hallados en las diversas excavaciones arqueológicas, encontrándose joyas de oro y plata que pertenecieron a mujeres pertenecientes a la aristocracia militar nómada alana.







Los alanos como buenos pueblos de las estepas euro asiáticas, destacaron por su uso del caballo. Excelentes jinetes catafractos utilizaban en algunos casos armaduras de escamas metálicas para sus corceles

Tras la muerte de Vidimiro, el conjunto greutungo fue asumido por el liderazgo de  dos reiks, Alateo y Safrax. Este último por asumir la dirección de la caballería alana, jugará un importante papel en el futuro histórico de esta mescolanza popular. Junto  a este grupo apareció un reiks tervingio, Fritigerto, quien consolidó su posición de intermediario con todos los integrantes populares y asimiló el caudillaje de este importante conglomerado popular que fue la base en la que se sustentó la nueva etnogenesis visigoda –(H. WOLFRAM, Histoire.. 1990, pags 178-179, presenta la caballería de Ataúlfo  ligada a la que dirigía Alateo, Safrax y Viderico en el 380, con grupos de jinetes alanos que antes del 401 se habrían disgregado). La importancia del arma de guerra de la caballería jugó una baza singular en la batalla de Adrianópolis. Sin duda, Safrax con sus guerreros quedó integrado en el conjunto popular greutungo que en el 380 se instaló en el norte de Italia, con permiso de Graciano.

Otro grupo alanico quedó integrado entre las fuerzas militares lideradas por Fritigerno y tras él por Alarico; y su presencia queda atestiguada en las batallas contra Estilicón en el norte de Italia. A este grupo se le sumaron nuevos contingentes militares formados principalmente por caballería que acompañaba al reiks Ataúlfo, en la que aparecían jinetes greutungos y húnicos. Posiblemente se agrupasen también alanos, integrados en el dominio popular greutungo, herederos de Safrax. En la Galia aconteció un hecho novedoso, puesto que hay constancia por las fuentes que el grupo visigodo de Ataúlfo estaba unido a un grupo de alanos dirigidos por Goar, quien se había desgajado del grupo migratorio vandálico-alano acaudillado por Respendial y Godegiselo en el 407. Este grupo de alanos que acompañaba al conjunto migratorio visigodo principal singularizó un hecho destacado tras el asedio de la ciudad aquitana de Baza entre el 413 -414, puesto que con su rey alano se desvincularon de sus compañeros visigodos y de acuerdo con las autoridades imperiales pasaron a formar parte de un grupo de federados asentados en Aquitania.

El grupo de alanos que es objeto de este estudio del cual procederá el contingente que penetró durante el 409 en Hispania, procede de los múltiples pueblos que se asentaron en tierras centroeuropeas tras el empuje húnico del 370 – 375. Muchos de estos grupúsculos iranios se relacionaron con vándalos asentados en las llanuras  panónicas del Tisza, y les obligaron a moverse en dirección NO, ya que comenzaron a remontar el Danubio y en el 392 se encontraban en la Panonia y con multitud de gentes procedentes de la Panonia-Norico Ripuario y Valeria, bordearon regiones alpinas. Fortalecidos con el importante contingente de la Sippe silinga, todo el heterogénero grupo popular se dirigía al bajo Meno a finales del 406, tras el proceso inicial de movimiento que realizó otra poderosa amalgama popular en el norte de Italia como era liderada por Radagaiso.


Algunos escritores romanos describen como los alanos tenían armaduras de metal que se asimilaban a las escamas de los peces.

Javier PampliegaLos germanos en España – CAP -La soberanía domestica y realeza militar alana en Hispania. Un análisis histórico desde el 406 hasta su definitiva etnogenesis con los vándalos hasdingos de Gunderico en Hispania en el 418.

domingo, 13 de agosto de 2017

Espada visigoda de Arrollo Molino - Leganes - Madrid siglos VI y VII

No es muy conocido, pero lo cierto es que la zona de Madrid y Alcala de Hénares, es muy importante a la hora de localizar restos de espadas y otros importantes restos arqueológicos visigodos. Madrid fue una zona que destacó por varios asentamientos, seguramente la mayoría pequeñas localidades de tipo cuarteles. La espada visigoda de Arroyo Molino en legales es una buena muestra. ¿Que tipología crees que le corresponde según la clasificación de Behmer?


Hebilla de bronce para cinturón visigodo del siglo VI - Necrópolis de Castiltierra


Wamba, el último gran monarca visigodo del siglo VII

Pese a rechazar inicialmente el nombramiento debido a su avanzada edad, Wamba fue forzado por la nobleza a aceptar el trono el 1 de septiembre del año 672 en la localidad de Gertici o Gérticos, después llamada Wamba en su honor (Valladolid), donde había muerto su antecesor Recesvinto.​ Por iniciativa propia, a fin de que su elección no fuera considerada una usurpación, exigió ser coronado en Toledo, donde fue ungido el 20 de septiembre por el obispo Quirico en la iglesia pretoriense de San Pedro y San Pablo.

Fue el último rey que dio esplendor a los visigodos. Con su muerte comenzó la decadencia. Su reinado no fue fácil, pues lo pasó casi enteramente sofocando las luchas internas de la nobleza contra la monarquía, los nobles entre sí, los católicos contra los arrianos y la población hispanorromana contra los visigodos. Además tuvo que sofocar una rebelión de los vascones y en el 672 hubo de enfrentarse a un nuevo y desconocido peligro: la invasión de norteafricanos o árabes, que intentaron pasar a la Península por Algeciras, intento que fue rechazado por visigodos e hispanorromanos.

En la región de Septimania en la Galia (al sureste de la actual Francia) en el año 673 tuvo lugar una revuelta de algunos nobles visigodos encabezada por Ilderico que se había proclamado rey. Wamba envió al duque Paulo para sofocarla, pero éste inició su propia rebelión en Narbona. Paulo reemplazó a Ilderico y se proclamó a su vez rey en Gerona. Ante la situación, Wamba, que se encontraba combatiendo a los vascones que invadían Cantabria, realiza una operación relámpago y los derrota. Acto seguido acudió al lugar de los hechos y tomó por las armas Tarragona, Barcelona y Narbona, dominando finalmente la sublevación y capturando a Paulo, que tuvo que desfilar por las calles de Toledo con una raspa de pescado en la cabeza. Estos sucesos dieron lugar a que Wamba reorganizara su ejército proclamando una ley que obligaba a los nobles y eclesiásticos (bajo pena de muerte, confiscación de bienes y exilio) a acudir con las tropas en caso de invasión o rebelión. Fue la llamada Ley militar, que suavizaría bastante su sucesor Ervigio.

Según la tradición, el rey Wamba, después de derrotar la rebelión de Narbona, trajo desde allí las reliquias del mártir san Antolín, príncipe visigodo ejecutado en Toulouse a fines del siglo V. Se depositaron en lo que después fue la cripta de San Antolín de la catedral de Palencia.
Wamba convocó asimismo el XI Concilio de Toledo del año 675, en el cual se dictaron medidas para corregir los abusos y vicios eclesiásticos.

Se cree que el metropolitano de Toledo, Julián II, intervino en la conjura que acabó con el poder del rey Wamba. El rey fue engañado y narcotizado y una vez en ese estado, le tonsuraron, le vistieron con hábito de monje y le obligaron a renunciar a la corona.

El rey Wamba se retiró al monasterio de Monjes Negros de San Vicente en Pampliega, Burgos, actualmente desaparecido, y allí murió en el año 688. Su cadáver recibió sepultura ante la puerta de la iglesia del monasterio de San Vicente, y allí permaneció sepultado hasta que, en el siglo XIII, Alfonso X el Sabio ordenó que sus restos mortales fueran trasladados a la iglesia de Santa Leocadia, ubicada junto al alcázar de Toledo, donde también habían sido trasladados los restos de su antecesor Recesvinto, y que no debe ser confundida con la otra iglesia de Santa Leocadia de Toledo.​ Durante la Guerra de la Independencia Española, los sepulcros donde descansaban los restos de ambos monarcas fueron profanados por las tropas francesas.


Egica sucede a Ervigio en la corte de Toledo

El rey Ervigio, con el fin de evitar represalias para con su familia, casó, en algún momento de su reinado,​ a su hija Cixilo con Égica; un magnate pariente de Wamba y que encabezaba un clan nobiliario hostil.​ En 687 Ervigio, sintiéndose mortalmente enfermo, proclamó a Égica como su sucesor el 14 de noviembre y el 15 recibió la penitencia, y desligó de su obediencia a los magnates para que fueran a acompañar al nuevo rey a Toledo.​ El 24 de noviembre fue ungido en la iglesia de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo en Toledo.​

El nuevo rey trató de debilitar la posición de su familia política para impedir que se presentaran como sus rivales.​ Pero además quería atraerse al sector de la nobleza que había sido combatido por Ervigio y para ello debía devolverles las propiedades que les había confiscado Ervigio y repartido a sus hijos.​ El 11 de mayo de 688 el rey inauguró el XV Concilio de Toledo para liberarse del juramento que había hecho a Ervigio de proteger a la familia real. El rey presentó a los obispos la disyuntiva entre el juramento prestado a Ervigio de proteger a la familia de Ervigio y el juramento que había tenido que hacer a Ervigio antes de ser rey relativo a prestar justicia al pueblo. Égica planteaba que ambos juramentos eran incompatibles, y esto suponía que Ervigio había condenado injustamente a personas y les había arrebatado bienes para otorgárselos a su propia familia, pero revertir tales injusticias suponía perjudicar a la familia de Ervigio, por ello planteaba ser liberado de alguno.​ Además les planteó revocar las medidas acordadas en el XIII Concilio de Toledo acerca de la protección de la familia de Ervigio.

En el XV Concilio Égica no tuvo el éxito esperado para perjudicar a la familia de su mujer, pues aunque los obispos juzgaron que el interés público estaba por encima del de una familia, esto no implicaba que la familia del rey precedente debía quedar desprotegida.​ Respecto de la revocación de la protección de la familia de Ervigio aprobada en el XIII Concilio, los obispos indicaron que tal protección no podía impedir que se hiciera justicia si hubiera culpabilidad en delitos.​ En relación con esto, la versión Rotense de la Crónica de Alfonso III indica que Égica, a instancias del antiguo rey Wamba, pariente suyo, repudió a su esposa Cixilo, sin embargo, esto habría significado que era adúltera, una acusación que se consideraba tan grave que no tiene sentido que en el XVII Concilio de Toledo de 694 se hiciera mención a la reina de una forma tan honrosa, con lo que tal afirmación debe ser considerado como una forma de vincular a su hijo Witiza con la familia Ervigio y así con el declive del reino.​

Égica esperó la muerte del metropolitano de Toledo, Julián II, para continuar perjudicando a la familia de Ervigio, y en el III Concilio provincial de la Tarraconense celebrado en Zaragoza en noviembre de 691, la viuda de Ervigio fue recluida en un convento, lo que revocaba parcialmente lo acordado en el XIII Concilio, en el que se prohibía a la reina viuda el casarse en segundas nupcias pero le garantizaba no ser obligada a ingresar en la vida monástica.​ De este modo el monarca reinante se aseguraba la estabilidad del poder al impedir el engrandecimiento de otra facción nobiliaria en caso que la reina viuda pudiera casarse de nuevo.​

Las medidas contra la familia de Ervigio le pudo acarrear el enfrentamiento con un sector poderoso de la nobleza y el clero. Fue en este contexto cuando Égica tuvo que enfrentarse a una conspiración para reemplazarle en el trono y asesinarle.14​ Se ha conservado una moneda a nombre de Suniefredo que muestra que los conspiradores tuvieron el control de Toledo durante un tiempo. En mayo de 693 el rey convocó el XVI Concilio de Toledo para sancionar las medidas contra el metropolitano de Toledo, Sisberto, —que habría ungido rey a Suniefredo en Toledo—, puesto que su destitución debía ser sancionada por un procedimiento canónico.​ Por las actas de los firmantes al Concilio se pone de manifiesto la renovación del personal palatino a raíz de la conspiración.​ Entre los conspiradores aparecieron parientes del rey Ervigio​ como la reina Liuvigoto, pero parece que esto fue una artimaña de Égica para liquidar a la familia de Ervigio;​ aunque por otro lado E. A. Thompson indica todo lo contrario, que la conspiración iba encaminada también contra la reina Liuvigoto.​


sábado, 12 de agosto de 2017

Hipótesis del dios de los godos Gaut y su relación sustitutiva con la deidad primitiva germána Tuistion

(..) Tacito situaba a los gutones también en las regiones del océano, en el norte, dentro de su obra. Siglos después, el historiador Procopio (la guerra de los vandalos, 3, 2-3) ampliaba las informaciones llamándolos gauten, considerándolos como originarios de la isla de Thule, en las regiones más septentrionales, y los emparentaba con el dios Gaut de la guerra, además de señalarlos como mismo origen que los vándalos, por su semejanza física de piel blanca, rubios cabellos, altos de estatura y tener la misma lengua y religión, aunque afirmaba que anteriormente se les llamaba saurómatas y géticos. (..)

Con estas palabras la autora Rosa Sanz Serrano en su libro: / Historia de los godos . Cap I EL ORIGEN DE LOS GODOS – Jordanes y la migración de los godos /, describe como existía un culto pagano entre los gutones originales antes del proceso de invasión del continente. En él rendían culto a una deidad de la guerra llamada Gaut. La misma autora señala que este culto  era procesado mientras la tribu o el grupo ético gauta vivía en Escandinavia. También se hace eco de la descripción de Procopio, quien en su guerra de los vándalos emparenta racialmente a los dos grupos, señalando que no solo se asemejan en cualidades físicas, sino también en religión. No creo que vándalos y godos adoraran a un dios con mismo nombre, pero si a un mismo concepto de Dios propio para todos los germanos.
Gaut no es otro que Wotan, el dios padre de la raza y de la guerra, del cual los godos se consideraban descendientes y por el que tomaron el nombre de Gautas o Getas. En el mismo artículo la escritora continua hablando de la religión de los godos basándose en un texto del romano Casiodoro narrado por el rey ostrogodo Teodorico el grande

(..) Los gauthigoths o descendientes del divino Gaut, que después estuvieron divididos en tres grupos según localización, los greutungos, tervingios y los gepitos. Salieron al mando de su rey Bering en tres barcos distintos y desembarcaron en Gothiscandia. (..)




No se sabe mucho más del dios al que menciona Rosa Serrano, pero parece evidente que se trata de una deidad principal del mundo godo en su etapa más arcaica, cuando aun vivían en su isla matriz del pueblo. Una deidad de la guerra emparentada con Marte. La gran duda surge al intentar buscar un paralelismo con dioses más próximos en el tiempo de la mitología germánica. ¿Fue por tanto Gaut una representación del dios padre del pueblo Wotan / Odin? O por el contrario se trata de una forma diferente bajo nombre distinto del dios descrito por Tacito y que comúnmente se vincula con Tyr, el dios Tuiston.

A mi modo de ver creo evidente que Gaut es Wotan. Es un dios de la guerra vinculado al carácter solar protector. Padre de la raza de los gautas, origen de su estirpe. Claramente es un dios con atributos solares como el dios Wotan. Y que en una parte de su faceta fundamental en aquellos tiempos, representa la victoria o el heroísmo de la batalla más que el salvajismo (de ahí su diferencia con el Ares griego). Por tanto es un dios que abraza a sus hijos muertos en combate con la recompensa de los caídos en la lucha. Nuevamente aquí vemos una característica protectora, ya que Gaut / Gautan recoge y aloja a sus hijos caídos en combate en la otra vida (les protege), donde estos se reúnen con el padre celestial solar origen de toda su sippes / estirpe /.

No obstante se sabe que los germanos al otro lado del rio Rhin, y según recoge el escritor Tacito. Adoraban a una deidad padre de todos ellos al que se conocía con el nombre de Tuiston. Siempre se ha querido ver o emparentar a Tuiston con el dios escandinavo Tyr, y se ha comentado que Tyr fue el primer dios de los germanos desplazado con el tiempo por las diferentes versiones de Wotan / Odin. Entremos a detallar este suceso con detalle lanzando una hipótesis, ya que la relación y el por qué en un momento determinado un dios o concepto de dios sustituye al otro sigue siendo un misterio.

Para empezar y aunque esto no guste demasiado, creo que habría que detallar y comprender que el concepto de Germano puede ser ambiguo y no tan “puro” en un aspecto cultural como se ha pretendido hasta el momento. Los escritores latinos incluyeron dentro de este grupo a una serie de pueblos que habitaban una gran extensión de terreno, los cuales tenían contacto con espacios muy diferentes y con otros grupos étnicos muy distintos entre sí. Así pues y aun cuando compartieran similitudes físicas entre ellos, al igual que lengua. No era lo mismo un Godo de Escandinavia que un Cimbrio del continente. A día de hoy es sabido que gran parte de los germanos asentados en lo que es zona fronteriza de la actual Alemania, compartieron línea directa en las primeras fases de las edades del hierro con pueblos de carácter céltico. Dentro de los ya mencionados Cimbrios de Jutlandia (Dinamarca) había elementos propios de los galos, así como jefes y caudillos galos que establecieron alianza. Algo que también pasó con los eburones de Ambiorix (Belgica), de quienes aun a día de hoy se duda si fueron germanos o celtas, estableciendo un término nuevo y quizás más apropiado llamado celto-germanos. Si atrasáramos la línea hasta los finales del bronce y primeras edades del hierro (Hallstatt) seguramente nos encontraríamos con que gran parte de las poblaciones celtas y germanas en centro Europa eran muy semejantes y casi indiferenciables. Fue en esa época donde comenzaron a crearse las deidades padres arquetípicas populares en las dos edades del hierro, y que se remontaban a los propios orígenes de los pueblos indoeuropeos. ¿Ahí nació Tuistion?.. a mi modo de ver si. Quizás no tanto el concepto, como si el nombre.



Uno de los dioses más primitivos de la edad del hierro, seguramente ya presente en el bronce, es el dios pan céltico Teutates. En Junio del año 2011 escribí un artículo para el magazine onine Fundación Rueda solar, en el que intentaba relacionar tres deidades primitivas del mundo proto-germánico o celto-germánico; Tuiston, Tyz y Teutates. En ese escrito establecía una conexión relativa entre las tres deidades predecesoras del culto a Odin / Wotan entre los germanos.
Teutates era un dios céltico al que en España se relaciona con algunas deidades como Telenvs. Un díos de la guerra y de las juicios, padre y protector del pueblo. La propia composición del nombre nos da un indicio de su equivalencia mitológica. Teut –Tat –Es significa dios padre y señor. Pero la equivalencia es mas evidente cuando comparamos al dios Tiwaz o Tyr con al viejo dios celto-germano. Tyr es una deidad de la guerra y los juicios justos en la Escandinavia medieval. Siempre se ha pretendido relacional al dios Tyr / Tiwaz con una versión primitiva como dios padre de los germanos antes que Odin.

Sorprende pues que una de las cualidades de Teutates además de dios de la guerra y padre del pueblo como concepto racial o ético, sea el de legislador de leyes y juicios justos, característica que al menos comparte con el viejo dios sin una mano de la mitología escandinava.
El origen primitivo y anterior a la existencia cultural de celtas y germanos, es decir, a las dos edades del hierro de Teutates, queda reflejado en la península ibérica en la cultura del bronce de las Cogotas de la meseta central. Aquí encontramos una deidad poco conocida y casi ignorada llamada Teut. Se relaciona a este dios con cualidades como padre de las gentes y dios de la guerra. La conexión lingüística entre Teut y Teutates son evidentes demostrando en parte que la deidad es anterior a los pueblos del hierro y hay que remontarla a la edad del bronce. Por tanto estaríamos como ya hemos señalado, ante un culto anterior a la existencia cultural de celtas y germanos. O mejor dicho, cuando celtas y germanos aun eran pueblos no muy definidos que habitaban un mismo territorio /proto-celtas y proto-germanos/. Fue entonces cuando Tuistion fue Teutates, y Teutates fue Tuistion; Teu-tat-es, dios padre y señor del pueblo.

Según esta hipótesis estaríamos ante una deidad proto germánica que permaneció vigente entre los germanos que mantuvieron contacto directo durante siglos con las poblaciones celtas entre las dos edades del hierro. No así entre los germanos que permanecieron en el área escandinava. Allí, al menos hasta donde yo sé, no hay evidencias del culto a Teutates. De ese área del mundo, de esa zona fría de Europa, de la hiperbórea más alejada del mundo civilizado, llegaron nuevos dioses con las migraciones de vándalos, longobardos, godos etc.
Es ahí donde a mi modo de ver se estableció una ruptura religiosa y simbólica entre el mundo arcano germano representado por el dios de la edad del bronce, Tyr, Tiwaz, Tuiston, Teutates y la llegada del dios padre de la guerra Odin, Wotan, Wodem o Gaut. No obstante no quiero que se me mal interprete pensando que con esto quiero hacer evidente el desconocimiento del dios Tyr entre los godos, nada más lejos de la realidad. Hay escritores e investigadores que así lo afirman, incluso describen rituales a este dios. Pero lo que resulta evidente es que fue desplazado por el dios padre Gaut del cual ellos, los getas, los gautas, los godos, se consideraban hijos directos y al que pretendían como padre del linaje de su estirpe.

Las equivalencias simbólicas entre los dos dioses son semejantes, ambos representan a dioses padres del pueblo a la par que dioses de la guerra. Pero son identidades más modernas a los nuevos tiempos que vendrían, y estas ya sí, puramente nórdicas, germánicas, sin contaminación al menos evidente por el mundo proto céltico de la edad del bronce. Y es que como ya hemos dicho, Gaut / Gautan no era un dios común a todos los pueblos no. Era un nuevo concepto de dios del cual los godos, y solo los godos eran descendientes directos por línea de sangre. Gaut era el padre del pueblo, el primogenito de su raza, el dios vinculado a su clan por parentesco. Una deidad que hacía a los godos hijos de los dioses en la tierra. Tradición esta común a otros pueblos, pero que recobraba un nuevo concepto en el mundo mitológico, y era el Dios étnico. Un dios ajeno a los pueblos dominados o alejados de la tribu. Una deidad creada y conocida solo por la comunidad, con tradiciones solo de la comunidad y ajena en cualquier caso a foráneos. El dios Gautan era un dios de los godos, no de los vándalos, tampoco de los celtas, ni de aquellos que no tenían sangre goda. Era un dios de la tribu que con el paso del tiempo fue quedando olvidado frente a la llegada de nuevas tradiciones y costumbres introducidas en Europa por la civilización y los imperios, que siempre han supuesto el fin del mundo pagano y de la tribu. Y es que como ya escribió el filósofo alemán Friedrich Nietzsche, en los sitios donde aun hay pueblos (tribus) no entienden qué es eso del Estado. Es ecir, donde aun sobreviven las tribus no entienden que es la nacion o estado. Ya que el parentesco cultural, tradicional o étnico es el único lazo de "nación".

Alvar Ordoño 2017 - Recreador e investigador histórico de los grupos; BAIRA, REGNUM CASTELLAE, HISPANIA DE LOS VIKINGOS e HISPANIA GERMANORUM -

viernes, 11 de agosto de 2017

Guthones o Gothones: los godos

Según la historia natural de Plinio el viejo, Piteas dice que un pueblo con el nombre de Gothones vivía el Germania. Parece ser, según las fuentes antiguas, que dicho nombre viene de la simplificación de dos variantes encontradas en manuscritos, de los nombres Guttinibus y Guonibus, lo que daría como resultado Gutones. Tacito menciona dos veces su nombre en la Germania, quedando godos como el resultado final

Ricardo Cagigal - La España visigoda


Las culturas del hierro "godas" y sus fases migratorias desde Escandinavia hasta Ucrania / Rumania

Así fue la expansión de los godos desde sus orígenes en el sur de Suecia, hasta su llegada a Hispania. En el mapa mostrado abajo del articulo, se ven claramente las diferentes etapas culturales que desarrollaron como "godos" tras dejan escandinavia y asentarse en el continente: la cultura de Wielbark y la cultura de Chernajov.

La cultura de Wielbark se ha atribuido tradicionalmente al mundo godo en su etapa de la edad del hierro donde establecieron sus asentamientos en la zona de Polonia, Pomerania etc. Si bien es cierto que actualmente no se quiere caer en el error de atribuir un periodo cultural a una raza concreta, o pueblo étnico concreto, lo cierto es que muy posiblemente y sin negar el aporte puntual de otras poblaciones, este periodo estuvo compuesto por diferentes tribus entre las que se encontraban los godos como núcleo mas importante y cabeza al frente o visible. 
La gente de la cultura de Wielbark utilizó tanto las técnicas de inhumación y cremación para enterrar a sus muertos. Si uno o el otro se utilizó varía de un sitio a otro y se cree que ha dependido de las tradiciones familiares.
Una característica de esta cultura, que tenía en común con el sur de Escandinavia, fue la elevación de montículos cubiertos de piedra, círculos de piedra, estelas solitarias y variaciones de revestimiento de adoquines.

No se encuentran armas ni herramientas en las tumbas de cultura de Wielbark, a diferencia de la cultura de Przeworsk, por la que era típico dar a los muertos esos regalos. En su lugar, los artefactos encontrados son en su mayoría adornos y trajes, aunque algunas tumbas han mostrado espuelas, estos son los únicos atributos de guerrero encontrados.
Los cementerios pueden dar alguna indicación en cuanto a qué asentamientos podrían haber sido establecidos directamente por los godos. Cementerios de túmulos en el mar Báltico en la actual Polonia, surgieron círculos de piedras, y estelas solitarias junto a ellos, reflejan las costumbres de entierro escandinavas con una concentración en Gotland y Götaland. Apareciendo en el I siglo posterior, este tipo se encuentra entre el Vístula y los cordones de Kashubia y Krajenski alcanzando la región de Koszalin.

Como en otros muchos casos en el mundo arqueológico, el termino con el que se nombra o designa una etapa cultural esta vinculado a la aldea, montaña o región donde se localiza por primera vez. En esta ocasión no es menos y la cultura de Wielbark debe su nombre a la aldea donde se encontraron mas de 3.000 tumbas atribuidas al mundo de los godos y gepitos. Aún así es posible que estos dos pueblos vinculados en sangre compartieran terreno incluso concepto cultural con otras poblaciones también germano - nórdicas como los rugios procedentes de Noruega.

Tumba circular de piedras en el norte de Polonia (Kashubia) atribuida tradicionalmente a un enterramiento de los primeros años del pueblo godo (siglo I después de Cristo)

La cultura de Cherjahov aparece en el siglo III después de cristo como continuación de la cultura de Wielbark. Nuevamente recibe su nombre por la población donde se sitúa su núcleo cultural mas importante, en este caso en las cercanías de Kiev, la actual Ucrania. 

En realidad el proceso cultural del hierro de Cherjahov no es ni mas ni menos que una evolución propia del viaje de los godos y sus asentamientos en diferentes zonas donde absorben diferentes conceptos culturales. Por tanto Cherjahov es un "segundo nivel" posterior a Wielbark. Los pueblos bárbaros asentados en ese área de las actuales naciones de: Ucrania, con extensiones al área de Transilvania rumana y la Moldavia rusa, crearon una confederación de pueblos liderados por los godos con la pretensión de enfrentarse a Roma. Esta confederación de bárbaros estaba liderada por Hermanarico como protectorado de sus gentes desde el Báltico hasta el Volga y el Don.

Junto a la cultura de Cherjahov nace otra muy simbólica e importante en el mundo gótico, Sintana de Mures (Rumanía). Se ha debatido mucho acerca de la diferencia o no de los dos procesos culturales. A día de hoy se aboga que fueron complementarios y contemporáneos. Es decir, tanto uno como el otro fueron evoluciones culturales propias en zonas diferentes vinculadas al mundo godo procedente de la cultura de Wielbark, pero con aportes de otras poblaciones. Así pues si Cherjahov es mas "típicamente germánica" por definirlo de alguna forma coloquial, Sintana de Mures no. En él último caso se entre mezclan componentes puramente germano - nórdicos del mundo Wielbark y Przeworsk que incorporan elementos iranio escitas, tracios, proto eslavos.

El final de esta etapa cultural liderada por los godos, pero que como hemos comprobado no solo afecto a los godos, llegó con la entrada en el mundo de los hunos a finales del siglo IV. En el 375 son derrotados los ostrogodos y los visigodos que quedan se dividen en dos facciones. La mayoría de ellos pasan al mando de Fritigerto como federados del imperio romano, mientras que un pequeño y reducido grupo al mando de Atanarico permanecen fieles a sus tradiciones y mundo en los Carpatos.
En ese momento los elementos propios y focalizados como parte de la cultura de Cherjahov y Sintana de Mures se deslocalizan, apareciendo distribuidos por un área mucho mas extensa. Posiblemente por la migración de los godos y la focalización de pequeños mundos con origen en la vieja zona coloreada como naranja del mapa mostrado abajo.

Alvar Ordoño 2017 - Recreador e investigador histórico de los grupos; BAIRA, REGNUM CASTELLAE, HISPANIA DE LOS VIKINGOS e HISPANIA GERMANORUM -

Mapa del viaje Suevo desde su lugar de origen hasta la creación del reino suevo en España

Como puede apreciarse con total claridad, la extensión del reino suevo en sus orígenes fue mucho mas amplia que Gallaecia. Con el tiempo este pueblo se vio relegado solo a la provincia romana, ejerciendo solamente un control étnico real cerca del entorno de Braga. De no haber sido frenados por los romanos y por sus federados los visigodos, es posible que hoy gran parte de la península fuera sueva, o parte del reino suevo de aquellos años, eso si, con el permiso de los vándalos. La segunda fuerza ética y militar mas importante de aquellos tiempos en Iberia, y quienes tenían planeado un ataque contra Gallaecia para anexionarse el reino antes de ser derrotados y obligados a marcharse a África. 


martes, 8 de agosto de 2017

¿Llegaron los suevos por mar y no por tierra?

(..) La mayoría de los investigadores han sostenido tradicionalmente que los suevos llegaron hasta la península ibérica por tierra y que suevos y vándalos asdingos se instalaron en Gallaecia, enfrentándose entre ellos en la región montañosa de León y Asturias en el año 419, lo que obligó a los vándalos a abandonar Gallaecia y dirigirse a la Baetica.
Reynols discrepa de esta opinión, negando la presencia de suevos entre los pueblos que atravesaron en Rhin el 31 de diciembre del 405. Para este autor los suevos llegaron al noroeste de la península ibérica en una migración marítima comparable a la que llevó a anglos y sajones a las islas británicas. Llegados por mar o por tierra, lo cierto es que el reino suevo tuvo relación con el mar hasta que duró su reino, conquistado por el rey godo Leovigildo en el año 585 (..)

Anton Erkoreka - Previkingos y vikingos asolando la costa vasca entre los siglos V y X


Pequeña cronología de mediados del siglo V

Una pequeña cronología de los sucesos mas importantes a mediados del siglo V. Con los suevos ya asentados en la zona de Gallaecia, y los vándalos aun planteándose si apoderarse de toda Hispania, incluyendo el reino suevo. Finalmente no sucedió ya que los romanos llegados desde la actual Cataluña, impidieron la depredación vándala de la zona norte de Hispania provocando su expansión. Aún así con anterioridad a ello protagonizaron interesantes asedios y saqueos de las costas por medio de barcos. Algo que salvando las distancias, recuerda muchísimo a lo que siglos mas tarde realizarían sus hermanos de sangre nordica los vikingos.

429 - El suevo Hemerigario se enfrenta a Geiserico el vándalo en la Baetica

458 - Sevilla permanece en manos suevas desde el 441 al 448 cuando las tropas godas al mando de Gyrila conquistan la Baetica

445 - Los vandalos llegan por mar a Turonio y consiguieron muchos cautivos


Estructura de fibula visigoda

Ejemplo de una estructura de fibula para capa visigoda del museo regional de Segovia (castilla). Un museo muy escondido y poco conocído, pero altamente recomendable para visitar por su extensa muestra de tipologías de fibulas godas sacadas de diferentes lugares míticos para la arqueología goda hispánica como Castiltierra


Espata sueva de Blucina

Réplica de la espada con empuñadura de oro de Blucina (República Checa), obra de Patrick Bartha. El original formaba parte del ajuar de la tumba de un príncipe germánico ¿Hérulo o Suevo? que fue enterrado en el tercer cuarto del siglo V d.C. en un túmulo en Blucina, cerca de Brno, junto con un scramasax, un arco compuesto, una fusta y una silla de montar. Buena parte del ajuar estaba recubierto de oro, plata y granates en orfebrería polícroma tabicada

Espatha vandala de la Beja

(..) La espatha de Beja y otros elementos de ajuar a ella asociados, supuestamente hallados en Beja. Todos ellos con paralelos directos en los materiales caracteristicos de la cuenca media del Danubio y, en el caso de los collares de Bairal y de Albaicín* (Granada) relacionados con el horizonte conocido como “ Untersibenbrunnen” típicas de la primera mitad del siglo V (Lopez Quiroga, 2000,119-128)

Jorge López Quiroga


Influencia romana en los vandalos hasdingos

Es conocido el caso de la estirpe hasdinga de los vándalos que habían servido en el ejercito romano formando parte de lo que se conoce como el ala octava vandalorum, según nos refiere la Notitia Dignitatum (ND Or., 28.25). Tanto en uno como en otro caso estos individuos, además de elementos de vestimenta típicamente romana, portarían igualmente una parafernalia germánica. Sabemos, además, que muchos de estos bárbaros enrolados en el ejército romano y que fueron activos en la Galia y en Hispania procedían de la cuenca media del Danubio, y que son, en este sentido, portadores de lo que se ha denominado, con gran acierto en nuestra opinión, como “moda danubiana” (Kazanski 1989, 59,73; 1997, 286-287).

Sabemos por ejemplo, que entre el 332 y 337, un número indeterminado de Vándalos de estirpe hasdinga derrotados por Genserico penetraron en las dos Panonias para servir como auxiliares de las tropas de Constantino ( Javer Pampliega 1998, 202 – Los germanos en España )-.
Estos mismos grupos de vándalos habrían entrado allí en contacto con grupos de marcomanos y cuados (integrados en el conjunto popular suevo que llegó a Hispania) en el siglo IV. Mostrando los restos arqueológicos de estos conjuntos de gentes muy “vandalizados”, una profunda aristocratización visible en sus ricas tumbas principescas.

La presencia germánica en Hispania en el siglo V – Jorge López Quiroga


lunes, 7 de agosto de 2017

Jordanes sobre los godos y sus enemigos vandalos

(..) Geberico que tuvo por padre a Hilderico, por abuelo a Ovida y por bisabuelo a Nidada, igualó con sus brillantes hazañas a la gloria de su estirpe. Desde el inicio de su reinado deseaba expandirse hacia el territorio de los vándalos, en contra de su rey Visimar, que procedía del linaje de los asdingos, que es el mas poderoso de ellos y que da prueba de que se trata de una raza muy belicosa, según cuenta el historiador Dexipo, que atestigua que llegaron en poco menos de un año a nuestras fronteras desde el océano (..).

Los suevos según Tacito

Ahora hemos de decir de los Suevos, los cuales no son una gente sola, como los Catos o los Tencteros, sino muchas y diferentes naciones, y con propios nombres cada una, aunque en común se llaman Suevos y ocupan la mayor parte de Germania. La insignia de esta gente es enrizarse el cabello y atarle con un nudo. Con esto se diferencian los Suevos de los demás Germanos, y los libres de ellos de los esclavos. Entre las otras gentes se usa poco esto, sino algunos que han emparentado con los Suevos, o por imitarlos, como se suele, pero ninguno lo hace pasados los años de la mocedad. Los Suevos, aun después de canos, andan con el cabello en aquella forma, que causa horror, echado atrás sobre las espaldas, y muchas veces le atan solamente en lo alto de la cabeza. Los príncipes le traen con más curiosidad, y este cuidado tienen de la compostura de su rostro, pero sin mala intención ni culpa; porque no se adornan de esta manera para amar o ser amados, sino que habiendo de ir a las batallas, piensan que con traer el cabello, levantado en esta forma han de causar terror al enemigo cuando pusiere los ojos en ellos. 

Cornelio Tacito - La Germania- XXXVIII.


La provincia de Gallaecia tras el reparto

Basado en el libro - El reino suevo 411 / 585 - de Pablo C Diaz. En este mapa se ve con total claridad, como la provincia de Gallaecia, en el 411 era mas extensa a los limites de Galicia y Asturias. 
En un primer momento los suevos se asentaron en Lucus y Bracara
Los vandalos Asturica compartida en algunas zonas con los suevos, con quien mas tarde entrarían en claro conflicto.


¿Armas en las tumbas visigodas?

En las tumbas visigodas no era frecuente encontrar armas en los enterramientos de guerreros, razón que sigue siendo un misterio a día de hoy, especialmente cuando hablamos de una sociedad guerrera como la goda. Aun así en algunas necrópolis se rompe esta “tónica común” y los muertos fueron enterrados junto a sus ajuares y armas. Principalmente abundan las puntas de lanza, fíbulas, sax y algunas spathas. 
A la imagen del sax encontrado en el valle de Henares (Madrid), (siglo VII) le acompañan algunas imágenes recreando un enterramiento longobardo, gracias al grupo de recreación italiano de: La Fara Aduinson


Mapa de las migraciones alanas

Mapa que muestra los asentamientos de los alanos desde su lugar de origen hasta su asentamiento en Hispania.
Los alanos eran pueblos indoeuropeos de las estepas que habían adoptado un modo de vida semejante a otras poblaciones asiáticas. Incorporando con ello a su panoplia militar y civil elementos propios de los pueblos esteparios.
Eran paganos y adoraban a deidades de la guerra representadas en una espada clavada en el suelo (según apunta Amiano Marcelino). A pesar de mantener contacto con los vándalos, y de coincidir con el periodo de arrianismo en el que muchos pueblos germánicos se convirtieron de manera oficial y parcial, los alanos conservaron sus creencias religiosas hasta su llegada a Hispania.
Su rey más importante fue Addax, quien gobernó en la “Alania” hispánica, hasta ser derrotado por el rey godo Walia. Momento en el que los últimos guerreros alanos se unen con sus eternos aliados los vándalos. Momento en el que el rey vándalo Genserico se proclama rey de vándalos y alanos (Rex vandalorum et alanorum).
El área de dominio alano en Hispania, parece que fue la meseta sur, donde los jinetes de las estepas, según Javier Pampliega en su libro – Los Germanos en España- , prefirieron continuar con su vida nómada ocupando campamentos en plena naturaleza, antes que ocupar las ciudades romanas como hogar.

Alvar Ordoño - Recreador e investigador histórico de los grupos; BAIRA, REGNUM CASTELLAE, HISPANIA DE LOS VIKINGOS e HISPANIA GERMANORUM  - 


Alanos y sarmatas

De los alanos en la península ibérica no se sabe absolutamente nada. Su paso fue muy genérico y seguramente llegaron ya bajo una notable influencia de los pueblos con los que habían mantenido contacto desde hace siglos (Vandalos, hunos y Romanos). Aun así es posible que algunas de sus características originales como pueblos de las estepas siguieran arraigadas entre ellos. Tal es el caso de su costumbre de montar a caballo, de su habilidad con la lanza y el arco, su religión pagana, y su nomadismo. Los Alanos eran un grupo étnico dentro de gran grupo de los escitas (sármatas, roxalanos etc).
De ellos escribe Rosa Sanz Serrano: Con una estructura tribal igualitaria desconocedora de la esclavitud. Se les considera polígamos y con unas formas de vida semejantes al resto de pueblos de las estepas, sin templos ni sacerdotes. Vaticinadores del futuro con los muertos en las batallas, y con un dios cruel semejante a Marte. 

En el siglo I los encontramos ya en el Danubio, y a partir del siglo III, unidos a ostrogodos y hunos.
En líneas generales los escitas y sármatas eran descritos por los romanos como pueblos mas crueles y salvajes que los propios germanos. Se cuenta de ellos que utilizan los cráneos de los enemigos como copas para beber, se tatúan el cuerpo con símbolos sagrados. Viven en los momentos más rigurosos del invierno en cuevas o lugares excavados bajo tierra, sacrificando hombres a sus dioses crueles, cuya sangre les servía como bebida y carne como alimento. Desconocían la moneda. En las temporadas cálidas del año buscan pastos para sus ganados. Muy aficionados a la guerra no por tierras sino solo por pillaje y saqueo, de los que obtienen cuanto necesitan para su vida. Recubrían sus estandartes, sus lanzas y sus caballos con las cabelleras arrancadas a los enemigos. Y sellaban los pactos entre tribus bebiendo la sangre que manaba de las heridas que se practicaban así mismo. Algunos de ellos, como los neuros, creían que sus guerreros podían transformarse en lobo por medio de brujería a voluntad y sin ningún tipo de problema. Antes de las batallas consagraban sus espadas, a las que ofrecían sacrificios de sangre a un dios de la guerra similar a Marte. Eran expertos en la lucha a caballo.

Dice Amiano Marcelino: Son mas aptos para el saqueo que para las batallas; llevan largas lanzas y corazas de tela guarnecidas con “escamas” de cuero duro que se asemejan a las escamas de un pez.

Seguramente todas estas descripciones son exageraciones de sus enemigos. Y muy seguramente muchas de ellas fueron dejadas atrás según los sármatas (y alanos?) fueron entablando contacto con pueblos occidentales (romanizándose). Como ya se ha dicho fueron aliados de los vándalos y de los ostrogodos. Alanos participaron en la batalla de Adrianapolis, y en la batalla de los campos Catalaunicos (Francia) contra Attila el huno.
Muy a buen seguro el aspecto de los alanos que llegaron a España, estaría muy lejos de esos bárbaros salvajes que se dice en las crónicas antiguas.- Posiblemente fueran una fusión de ropas y armas de pueblos germánicos, hunos, tardoromanos y alanos.

Alvar Ordoño - Recreador e investigador histórico de los grupos; BAIRA, REGNUM CASTELLAE, HISPANIA DE LOS VIKINGOS e HISPANIA GERMANORUM  - 


Arqueología vándala en Hispania (Objetos de la mujer de Málaga)

(..) La mayoría de los objetos hallados en el norte, oeste y sureste de España durante lo años 400 – 430, corresponden a elementos de procedencia germánica oriental, que se vinculan al conjunto popular vándalo. Entre estos restos más destacados figuran una spatha de beja, el fragmento de un puñal que se conserva en el museo arqueológico de Barcelona, los broches de oro de Bueu (Pontevedra), los restos de una tumba femenina del teatro romano de Malaga, el collarín de oro del Albaiciin en Granada, o las fibulas de láminas de plata de Calzadilla (Sevilla)

La mayoría de estos objetos tienen una gran calidad con fabricación de metales nobles, correspondientes a elementos básicos para un guerrero, como eran la espada o el puñal, para demostrar el estamento o jerarquización social a la que pertenecían.
Un gran porcentaje de los objetos hallados en estas tumbas corresponden a las primeras décadas del siglo V, y se asocian con un grupo social muy bien definido perteneciente la aristocracia militar o nobleza (vándala o alana). Así se entiende el enterramiento de la mujer de Málaga en los que se encontraron además elementos de carácter pagano

(G.G.KONING “Wandalische grabfunde des 5. Und 6. Jhs “ XXII 1981, pag 354).

Ahora bien, se encuentran también hallazgos arqueológicos que corresponden a todas las capas sociales germánicas del mismo pueblo, como las fíbulas de ballesta que no tienen metales nobles. Estos restos demuestran que estamos en una época de migración de las huestes vandálicas tras la presión romana hasta que llegan a la Betica (Spa) Estas gentes pudieron hacer un parón por esos territorios entre el 420 – 422. La abundancia de este tipo de fibulas de escaso valor, relata nuevamente la importancia de la población libre, pero también no libre que acompaño al grueso vándalo en sus expediciones y asentamientos en España.


La población sueva en Hispania

Lo reducido del pueblo suevo en comparación con la población de «Hispania», no tenemos un una cifra exacta, entre 20.000 a 30. 000 parece ser que fue el conjunto de la población sueva llegada a Las Españas. Otro aspecto es el tamaño reducido de los ejércitos suevos, por ejemplo, con 5.000 o 6.000 guerreros suevos que podían empuñar un arma, llegaron, sin embargo, a dominar más de 100.000 kilómetros cuadrados de lo que hoy es España y Portugal, que incluso a mediados del siglo V aspiraron al dominio total de la España antigua, proyecto político que resulto excesivo para su demografía. Su derrota total a manos de Leovigildo en el siglo posterior, que terminó con las beneficiosas condiciones de la nobleza sueva y suprimió la autonomía que hasta entonces disfrutaban los suevos sobre una posición subordinada desde los tiempo de los godos en Tolosa (relación que alguna vez fue vulnerada por los reyes suevos, lo que motivó varias campañas contra ellos) en un proceso muy común en las costumbres germánicas cuando se trataba de la derrota de un grupo nacional o étnico, originando lo que los historiadores alemanes llamaron “Stammesbilgung”, esto es la fusión a otro grupo germánico vencedor o más numeroso, fue así como los suevos se integraron en el «Regnun Gothorum» y la postre su masa poblacional fue absorbida o asociada a las «gens gothica».


Reecreación de un gardingo visigodo del siglo VI

Gardingo visigodo del siglo VI coincidiendo con el reino godo de Toledo, en la actual provincia de Castilla la Mancha. Si bien como todos sabemos, Toledo era la Urbs Regia desde donde se gobernaba todo el reino dividido en diferentes provincias, la hegemonía militar y gubernamental de los visigodos era prácticamente de toda le península ibérica. 
En Madrid tenían un asentamiento en la zona del río Manzanares, y otros muchos en la zona de Comunidad de Madrid. Esto nos da una idea que choca en parte frontalmente con la mas genérica. Se suele interpretar que Madrid era árabe, y no deja de ser cierto, pero con matices. El actual centro de Madrid, era una villa pequeña creada por los árabes. Pero en la actualidad Madrid ciudad es tan grande que engloba otras muchos lugares en los que había asentamientos paralelos y anteriores a los árabes, y que hoy son parte de la ciudad. Sin ir mas lejos el propio arroyo Meaques fue posiblemente un asentamiento romano del que tomó el nombre.

Las migraciones de los vándalos hasta llegar a Hispania

Los vándalos entran en la península ibérica en el año 409 junto a los alanos y los suevos. Se componían de dos grupos (vándalos asdingos y silingos) liderados por diferentes caudillos de la guerra o reyes.
Los vándalos asdingos se asentaron en la zona de la provincia romana de Gallaecia (norte), no se sabe con exactitud la zona. Algunos autores apuntan al norte de Galicia y otros a las tierras de campos (ambas partes dentro de la provincia romana de Gallaecia en esos tiempos). Los vándalos silingos por el contrario ocuparon la provincia romana de la Betica.
El rey de los vándalos silingos fue Fredibaldo, derrotado en batalla por el rey godo Walia en sus campañas del 416 al 418.
Los vándalos asdingos estaban liderados por Gunderico, sucediéndole su hermano ilegitimo Genserico tras la muerte del primero en Sevilla.
La panoplia militar de los vándalos y otras poblaciones germánicas que llegaron a España, era diferente a la descrita por Tacito en su Germania. En parte debido a que durante muchos años (desde el siglo III hasta el siglo V) se vieron influenciadas o inmersas en conflictos y combates contra otros pueblos de los cuales fueron obteniendo influencia. Por ello la panoplia militar de los vándalos a su llegada a Hispania, no sería muy diferente de la de suevos, godos, francos, burgundios o merovingios, a la que habría que sumar algunos aportes étnicos propios. (sin olvidar la influencia tardo romana).


La visigotización de la provincia de Palencia

Desde que en el año 456 Teodorico el grande venciera a los suevos en Astorga y un ejercito godo quedara asentado en la parte occidental de la Península, puede decirse que la ocupación militar visigoda de Hispania se había efectuado. De una nueva oleada de asentamientos deja constancia la Crónica Caesaraugustana al decir que entre los años 494 – 497, periodo en el que Eurico se consideraba dueño de una parte de nuestro país, se produjo una nueva penetración de godos. Aunque no con la intensidad que presento la que posteriormente tuvo lugar después de la destrucción del reino Tolosano en Vouille (A. 507), momento en el que comienza la historia propiamente hispana del reino visigodo.
Una vez iniciada en la Península la etapa del gobierno visigodo, la provincia de Palencia se ve reflejada en ella a través de los tipos de testimonios: por un lado aquellos de índole material que tienen su expresión en la carta arqueológica de la provincia, y por otro, los de tipo literario, preferentemente las actas de los concilios celebrados durante la monarquía visigoda que, a través de sus suscripciones pondrán de manifiesto la evolución de la sede palentina durante este periodo de su historia.


Reconstruyendo el mundo de los godos en el siglo V - VI



Revisión y corrección del articulo escrito en el 2008: Culto a Wotan / Odin en la Castilla cristiana.

Los textos son pocos y muy difusa la información que se puede conseguir sobre el tema que me dispongo a tratar. El culto al dios germano Wotan // Odin en la Castilla de los Godos. Antes de nada habría que entrecomillar el concepto de Castilla, ya que si bien podría entenderse como una entidad geográfica previa a la que sería durante la alta edad media como condado y posterior reino. Lo cierto es que en tiempos de los visigodos, en Hispania no existía ninguna entidad política ni administrativa llamada Castilla. Dicho esto que me parece bastante importante, proseguiré con el artículo.
Antes de comenzar a describir un posible culto entre los visigodos del dios pan germánico por excelencia, Wotan, comenzaré a hablar un poco de los orígenes de este pueblo. Hay numerosos textos que tratan con mínima referencia al pueblo de los Gottunes, como así mismo se auto denominaban. Los Guttones o Godos, eran uno de los múltiples pueblos indoeuropeos de raíz germánica que poblaron el norte de Europa, y que en un momento determinado de la historia, no se conoce muy bien bajo que circunstancias, ni inducidos por que. Decidieron dejar sus tierras del norte comenzando una emigración hacia la Europa del sur. Es posible que una de las causas mas aceptadas fuera la búsqueda de tierras mas suaves en las que asentarse.

De ellos sabemos gracias a Tacito que: (XII) todos los asuntos públicos los tratan armados. Pero nadie usa las armas antes de que el pueblo lo juzgue apto (…). En la misma asamblea se hacen entrega al joven del escudo y la espada. Este es el primer honor de la juventud antes de pasar a formar parte del clan.

Evidentemente esto demuestra que eran pueblos en su mayor parte basados en clanes familiares y que se regían por una democracia interna o asamblea del pueblo. Algo común a los pueblos germánicos que en la edad media seria conocida con el nombre de Althing. O la asamblea de hombres libres de las sociedades nórdicas vikingas del medievo. Lo que podríamos denominar, como una especie de ley democrática solo para los hombres del clan. En la que solo ellos podían discutir y tomar decisiones sobre los problemas que acontecían a la vida cotidiana del mismo.
Una sociedad de guerreros para la que era un deshonor el sobrevivir al jefe en el combate, o no igualar el valor del mismo, algo bastante similar a la mas conocida en nuestra península practica de la Devotio Iberica.
Por si aun a alguien le queda poco claro la belicosidad y ansia de aventura de los pueblos Godos y germanos en general, veamos una vez mas las referencias que el escritor latino Tacito escribió sobre este pueblo y otros pueblos germanos en su libro la Germania: (…) les parece holgazanería y flojedad adquirir con el sudor lo que se puede lograr a costa de la sangre (…).

Sus remotos orígenes se buscan según Jordanes en una mítica isla del norte de Europa, en la zona septentrional a la que se la llamo Scanzia (¿Escandinavia?). Suponese que los godos con su rey, llamado Berig, salieron antiguamente de esta isla Scanzia, recipiente de naciones o vivero de pueblos. En cuanto saltaron de sus naves y tocaron tierra, dieron nombre al paraje al que acababan de abordar, llamándose todavía hoy según se dice, Gotiscanzia.
Posiblemente bajo estos escritos se cuente el como los Godos liderados por lo que posiblemente fue uno de sus primeros caudillos militares que no rey al que Jordanes atribuye el nombre de Berig, dejan las tierras de Escandinavia (Scanzia) y desembarcan en algún punto de la Europa del Este. Donde se asentarían y comenzarían a entrar ya de forma mas constante en los escritos de los Romanos.
Tampoco podemos dejar pasar por alto a San Isidoro en sus textos sobre el origen de los Godos. El cual escribe que los Guttones son un pueblo antiquísimo que se remonta a Magog. Hijo de Jefet de donde salió la raza de los escitas.


(67) Los pueblos Godos son por naturaleza constantes, prontos de ingenio, fiados en la conciencia de sus fuerzas, de grandes arrestos corporales, osados por su procer estatura, magníficos en su atuendo y en sus gestos, prontos al combate, duros en soportar las heridas conforme canta de ellos el poeta: “los Getas menosprecian la muerte haciendo gala de sus heridas”. Tan grandes guerras sostuvieron y tan estupenda fue la fortaleza de sus insignes victorias, que Roma misma, vencedora de todos los pueblos, se unió a los triunfos de los godos sometiéndose al yugo de su servidumbre, y la señora de todas las naciones llego a servirles de criada.

(68) les temblaron todas las gentes de Europa, y ante ellos cayeron las defensas de los Alpes. Y la tan decantada barbarie de los vándalos huyo despavorida (..) los alanos aniquilados y los suevos hasta la fecha arrinconados bajo su superioridad en los picos inaccesibles de los confines de España (..)

Con estas palabras habla san Isidoro de los pueblos Godos. Los cuales empujados por los hunos y por su afán de encontrar una tierra donde crear su reino… llegarían volando en sus caballos a las tierras de Occidente. A la tierra de Hispánia, asentándose y creando el reino germano mas importante de Iberia. 
No obstante, hacia mucho que los Visigodos al llegar a Iberia habían dejado sus culturas ancestrales. Ulfilas les extendió las creencias en el arrianismo y así los propios caudillos del pueblo Godo aceptaron la fe arriana que no era ni mas ni menos que una distinta interpretación del cristianismo judío. Tan solo durante su estancia en los Cárpatos, se realizo una rebelión contra Roma en la que había un trasfondo religioso. Puesto que Atanarico opositor a los pactos con roma y a su vez aspirante a unificar a toda la nación Goda llego al poder y re instauro el culto pagano naturalista entre los getas frente al arrianismo. Atanarico decidió ignorar los pactos con los latinos y vivir en los bosques como sus ancestros habían hecho hace años atrás impulsando el paganismo germánico entre los godos. Esto supuso una división entre Godos pro romanos (arrianistas) y godos anti románicos (paganos). Los arrianos atravesaron el Rhin y continuaron sus tratados con Roma. Por el contrario los paganos de Atanarico sobrevivieron durante unos años en los montes y bosques de los Cárpatos hasta que la entrada de los Hunos los absorbió y eliminó. Concluyendo así lo que fue el ultimo reino pagano Godo.
Los dioses a los que los godos adoraron o rendían culto… son desconocidos o bastante difusos. Si bien es cierto que parece ser que según C. Lecouteux, adoraron a una deidad de la que todos los Godos se creían descendientes en épocas ancestrales, y del que habían adquirido su nombre. A este dios padre de la raza Goda se le conocía con el Nombre de Gutton // Gautatyr// Gauthr, o mas posiblemente Gauth.

Los godos no fueron diferentes a otros pueblos paganos de su entorno, y como suele ocurrir en la mayoría de los casos, el arrianismo fue aceptado en sus primeros años por las élites, mas obsesionadas en cuestiones de intereses políticos que religiosos. Con esto quiero decir, que si bien las élites aristocráticas fueron arrianas, el pueblo como tal siguió siendo pagano sin ninguna duda, al menos hasta que el arrianismo tomó fuerza cultural entre ellos de forma suficientemente notable como para influenciar en las generaciones mas jóvenes. De cualquier modo no debemos caer en el error de interpretar a los godos como vikingos adoradores de Odin o Wotan. Seguramente los cultos paganos de este pueblo no tenía nada que ver con los escandinavos de la alta edad media. Es posible que si en su arquetipo de dios padre de carácter solar. Y seguramente por raíz común fuera muy parecido en sus orígenes y leyendas al Odin ciego de un ojo de los pueblos nórdicos. Pero todo esto son suposiciones que no se aferran a una realidad demostrable. ¿Como era ese Gauth de los godos?. Lo desconocemos por completo, y seguramente nunca lo sabremos con certeza. Cuando me refiero al decir que los godos continuaron siendo paganos, no lo hago desde un punto de vista religioso, sino cultural. Los visigodos en la península siguieron portando en sus tradiciones folkloricas, en sus leyendas, tradiciones heredadas y tomadas de su pasado pagano de tal forma que el paganismo pasó a ser una superstición en época arriana. Seguían usando simbología antigua, usando leyendas antiguas, incluso como demuestra el cantar de Waltario, incorporando arquetipos de sus viejos dioses en las cualidades de sus héroes y santos. 
Ejemplos de lo escrito los tenemos en algunas supersticiones que han sobrevivido hasta nuestros días, como por ejemplo la creencia de la hueste antigua castellana, o la estantigua, Huestia asturiana o santa compaña Gallega. La creencia de los Gnomos de las leyendas de Bécquer. Emparentados con los famosos Enanos de las tradiciones nórdicas. 
Igualmente se ha querido ver un culto secreto de corte pagano entre los caballeros visigodos que ocuparon esa tierra que sería la futura Castilla medieval. Un culto representado por las fíbulas aquiliformes tan comunes en todo el área central. El águila es un símbolo del dios nórdico Odin / Wotan, y seguramente siguió siendo un animal admirado entre los visigodos por herencia cultural mas que religiosa. Pero nos encontramos aquí con un problema, y es que según varios arqueólogos las fíbulas aquiliformes fueron un elemento propio de las mujeres y no de los hombres. Mayoritariamente se han encontrado en tumbas femeninas y en pareja de pares. Serían el sustitutivo godo de los populares broches de tortuga de los escandinavos. Dicho de otra forma, un elemento femenino para sujetar un delantal, o capa que formaba parte de la prenda tradicional de la mujer visigoda en el siglo V.


A titulo personal estoy casi seguro que el paganismo sobrevivió entre los visigodos al llegar a la península, como digo mas como un carácter supersticioso en viejas creencias, que como culto ritualizado semejante al primitivo de sus primeros años. Datos interesantes a este respecto, son los numerosos concilios de Toledo en los que se trata el asunto del aumento y auge del paganismo entre los godos. Hemos de tener en cuenta también el sincretismo cultural propio de la convivencia. Es sabido, y así se refleja en el concilio de Toledo bajo reino del rey Egica, año 688. Que en el XV concilio se vio obligado a amenazar a toda la gente que participara en esas fiestas o creencias, incluso godos. Lo que da que pensar, que realmente o bien parte de los godos aun conservaban sus tradiciones paganas, o bien participaban de las ceremonias y creencias de los nativos.
La fecha aquí es muy importante, ya que el año 688 es muy avanzado en el mundo de la historia visigoda hispánica. Recordemos que en el año 711 los musulmanes ocupan la península, y tan solo unos cuantos años antes (688), aun el paganismo era una realidad que sobrevivía y aumentaba entre los godos a juzgar por las leyes escritas en el concilio toledano. Afirmar que existió un culto a Odin / wotan entre los visigodos de la corte me parece a todas luces excesivo. Aceptar que existió una creencia a modo de leyenda con raíces paganas, incorporada por el cristianismo de la época, el cual tenía o había incorporado características paganas de los viejos dioses del mundo godo, me parece mas que razonable. ¿Podría entonces asegurarse que los visigodos adoraron a Odin en la "Castilla" goda?. A día de hoy y aunque escribí en el pasado lo contrario, me parece muy poco probable. Al menos desde el punto de vista de religión y culto semejante al que tuvieron los vikingos en el siglo VIII. Si bien es cierto que el mayor área de influencia étnica de los visigodos fue en torno al área central de la península, lugar donde se establecía la corte Toledana, y por ende muchas de las creencias y tradiciones partieron de estas tierras. Aun así pienso que el paganismo pan germánico entre los godos, u otros pueblos germanos que poblaron la península, ha de encontrarse en la simiente de su raza y su herencia cultural ancestral. Cuando los visigodos por linea de sangre hubieran buscado sus orígenes arcaicos, habrían llegado inevitablemente a esa linea que les unía con dioses paganos muy semejantes a los dioses escandinavos conocidos durante la alta edad media. Por ende en el hipotético caso de que se intentara buscar un culto pagano visigodo en la Castilla medieval, este pasaría inevitablemente por hacer incapie en su herencia nórdica, y en los viejos dioses que dieron origen a su raza. Los cuales posiblemente nuca habían desaparecido, sino que simplemente cambiaron de forma transformándose en arquetipos heroicos de sus cuentos y leyendas. Seres que mostraban a los jóvenes atributos de honor, nobleza y valentía como pauta de comportamiento de una vida presente que tomaba su origen en las carecterísticas de los viejos dioses de antaño.

Alvar Ordoño 2017 - Recreador e investigador histórico de los grupos; BAIRA, REGNUM CASTELLAE, HISPANIA DE LOS VIKINGOS e HISPANIA GERMANORUM -

( Texto revisado y corregido en relación con el escrito en el 2008 de: culto a Wotan - Odin en la Castilla cristiana para la publicación online de Nueva Gothia  )